¿Qué es una pareja consciente?

Una pareja consciente, como su propio nombre indica, es aquella en la que se pone consciencia. Poner consciencia es empezar por mirarse a uno/a mismo/a y descubrir qué es lo que espero del otro, cuáles son mis necesidades en pareja, de dónde vienen esas necesidades… En definitiva, empieza por estar sintonizado/a con uno/a mismo/a y las necesidades propias para poder amar desde mi verdadero ser (Conoce más del Verdadero Ser aquí) y no desde mis heridas, miedos, inseguridades…

¿Cuándo no estamos siendo conscientes en nuestra relación?

No estamos siendo conscientes en nuestra relación cuando no estamos siendo mujeres/hombres conscientes con nosotros mismos.

Poner consciencia en mi mimo/a es lo que guía el camino de ponerla en el resto de mis relaciones, especialmente en la relación de pareja. Las relaciones nos dan la oportunidad de que emerjan en nosotros todas nuestras heridas interiores o infantiles. Digo oportunidad porque podemos utilizar toda esta información para conocernos, aprender sobre nosotros, sobre lo que verdaderamente necesitamos y utilizar ese conocimiento para crecer.

 

Las claves para ser pareja consciente: 

  • El propósito de una pareja no es encontrar “tu media naranja” o alguien que te complete. El propósito es ser alguien completo que se comparte con otra persona y que recibe de lo que la otra persona comparte. Nos han enseñado a través de mensajes, películas, historias de amor… que el amor de pareja te completa y es lo que te trae la felicidad. Cuando esperamos que el otro nos complete estamos esperando recibir de el otro aquello que a mi exactamente me falta, algo imposible. El otro me dará lo que tenga para ofrecer. Esto va a generar frustraciones, insatisfacciones y angustias.
  • Nos emparejamos desde nuestras heridas. Nuestras heridas son las carencias que hemos vivido durante nuestro desarrollo. Aquello que habríamos necesitado (amor, presencia, validación de nuestras emociones, respeto a nuestros ritmos, ser entendidos como niños…) y no estuvo o aquello que no tendríamos que haber vivido pero vivimos (gritos, golpes, menosprecios, retirada del amor, bullying…). Normalmente, a la hora de emparejarnos, lo hacemos esperando encontrar en la otra persona aquello que necesitamos. Esperamos recibir, sin pensar en qué tenemos para ofrecer.

  • La pareja consciente se construye primero desde la consciencia de uno/a mismo/a. Para construir consciencia en nuestra pareja tenemos que indagar en el pasado y las heridas que se formaron en él, de esa forma descubrirás emociones, creencias, sensaciones enquistadas que te limitan en el presente, por lo tanto, en tus relaciones de pareja.
  • En una relación somos cuatro. Si, como la famosa y polémica canción, en una pareja somos tú, yo, mis heridas (o niña interior/huecos/sombra…) y las tuyas. Tú, yo, mini-tú y mini-yo. ¿Qué es ese mini? Nuestras necesidades pasadas no satisfechas que surgen una y otra vez, una y otra vez y se interponen entre nuestros verdaderos seres, generando conflictos, enfados, reacciones emocionales automáticas… (Conoce más sobre ser cuatro en la relación aquí).
  • Una relación consciente es aquella que se construye desde lo que aporta cada miembro a ella, no desde las carencias de cada uno. Se construye desde el dar, aceptar y respetar a la otra persona desde nuestro ser esencial, desde nuestra parte adulta. No es posible que no surja en nosotros nuestras heridas, sombra, niña interior… Pero si es posible manejar estas necesidades de otra manera, haciéndonos cargo de ellas o comunicándolas desde un lugar respetuoso.